Tarjetas de crédito ¿Amigas o Enemigas?

Son una realidad las ventajas que cómo instrumento financiero pueden proveer potencialmente las tarjetas de crédito.

¿Ventajas? ¡Claro! Si las utilizamos correctamente, pueden ayudarnos como:

  • Protección: al no utilizar efectivo en el día a día.
  • Herramienta de control de gastos: ya que en un estado de cuenta podemos tener un detalle exacto de los gastos realizados en un periodo de tiempo.
  • Financiamiento de corto plazo: dependiendo las fechas de corte, proporcionan un período de tiempo para realizar el pago sin cargo de intereses, si se paga de contado
  • Descuentos en lugares específicos: dependiendo el emisor, proporcionan descuentos inmediatos en sus establecimientos afiliados por los consumos realizados, como gasolina, supermercado, entre otros.
  • Redención de premios: la centralización de pagos y gastos a través de la tarjeta de crédito puede traer consigo la obtención de premios, ofertas o canjes por los consumos realizados a la tarjeta.

¿Cómo entonces, algo positivo puede ser al mismo tiempo un potencial enemigo?

Usarlas es sumamente sencillo, pero si no somos prudentes en su uso y excedemos nuestra capacidad financiera, pagarlas puede volverse en poco tiempo más que en un reto, en una verdadera pesadilla. En otras palabras, si no tenemos el hábito de pagar  las tarjetas de crédito de contado (pagar la totalidad de lo gastado antes de la fecha de pago), ¡no debemos usarlas!, ya que podríamos entrar en un círculo vicioso de deudas y vernos pronto asfixiados con las mismas.

La clave en el uso de las tarjetas de crédito es ese: usarlas UNICAMENTE como medio

de pago.

¿Hoy no es mi realidad?

Es importante tomar algunos pasos para cambiarlo:

  • Sea honesto con usted mismo: determine si puede o no manejar tarjetas de crédito. No todos podemos usarlas. Nunca asuma más  responsabilidades financieras de las que puede cumplir. Sea sincero y prudente sobre su capacidad de pago.
  • Defina el presupuesto que tiene, así como los gastos que puede hacer y pagar en la tarjeta de crédito.
  • Lleve un control exhaustivo de sus gastos: hay muchas formas de hacerlo, incluso si usa un teléfono inteligente hay muchas aplicaciones que pueden apoyarle en ese sentido (ejemplo: accounts, ireconcile, pocketmoney, entre otras). De lo contrario debe tomar nota de cada gasto en una libreta para saber exactamente lo gastado en cualquier momento.
  • Es una buena práctica para tener bajo control sus gastos (y así poder cubrirlos a fin de mes) preguntarse si lo que va a comprar es: un gusto, un deseo o una necesidad. El hacerse esta pregunta le ayudará a tomar la mejor decisión.
  • Haga su máximo esfuerzo por pagar todo de contado, de no ser posible, pague lo más que pueda arriba de su pago mínimo, ya que de lo contrario pagará una cantidad elevada en intereses y le tomará mucho tiempo cancelar su saldo.
  • No se atrase nunca en su pago, ya que el monto de mora e intereses es muy elevado.
  • Si se encuentra en una situación de alta deuda y le cuesta mucho cancelar el pago mínimo, puede ser más conveniente para usted reestructurar la deuda a través de un banco y cancelar la tarjeta hasta pagar la deuda o dependiendo su caso particular no usarla más.

Recuerde que es de sabios pedir consejo, hay organizaciones especializadas en nuestro país (por ejemplo: facebook/zonaceroilumina), o seguro usted sabrá distinguir a un amigo sabio y confiable que pueda darle un buen consejo.

¿Amigas o enemigas? Esperamos que en su caso: amigas.

Central de Negocios.

www.infodeseguros.com

Deja un comentario